Català  |  Castellano

Servicio de Ginecología
Hospital Universitario Vall d'Hebron
Área Materno-Infantil

Paseo de la Vall d'Hebron, 119-129 - 08035 Barcelona
Teléfono: 93 489 30 00
info@ginecologiavhebron.com
Unidades > Ginecología general y suelo pélvico > Información pacientes > Miomas uterinos
Ginecología general y Suelo pélvico
Información pacientes
Miomas uterinos

Tumor benigno originado en la pared del útero. Su sintomatología es variable pudiendo originar desde dolor abdominal, aumento del diámetro abdominal, menstruaciones abundantes, anemias ferropénicas…, hasta ser asintomáticos y descubrirse durante una exploración ginecológica rutinaria o en una ecografía.
Es la causa más frecuente de histerectomía en pacientes entre 40 y 50 años.

Su tasa de malignización es baja: 0,2% en pacientes premenopáusicas y entre 1-2% en pacientes menopáusicas en las que se observa crecimiento del mioma.

El tratamiento dependerá de la sintomatología que provoque, de la edad, de los deseos reproductivos, del tamaño, del crecimiento que puedan experimentar y de su localización.

Las posibilidades terapéuticas que la unidad ofrece comprenden las siguientes medidas:

  • Tratamiento médico conservador con análogos Gn-RH y controles ecográficos.
  • Tratamiento quirúrgico conservador realizando la exéresis quirúrgica del mioma: MIOMECTOMIA. Puede ser histeroscópica, laparoscópica o laparotómica. Permite conservar el útero y de esta forma es posible conseguir gestación; sin embargo, no se excluye la recidiva del mioma.
  • Tratamiento quirúrgico radical: HISTERECTOMÍA. Es el tratamiento definitivo ya que supone la extirpación del útero. Impide obtener embarazos tras la misma. Puede realizarse por: vía abdominal –laparoscópica (convencional y robótica) o laparotómica–, por vía vaginal o por vía vaginal asistida por laparoscopia.
  • Tratamiento mediante EMBOLIZACIÓN DEL MIOMA. Tratamiento novedoso que consiste en la oclusión de la vascularización del mioma mediante la introducción de unas microesferas que provocan la necrosis del mismo. Se realiza mediante angioradiología intervencionista. Evita la cirugía. Presenta riesgo de recidivas y de oclusión de vasos ováricos.