Català  |  Castellano

Servicio de Ginecología
Hospital Universitario Vall d'Hebron
Área Materno-Infantil

Paseo de la Vall d'Hebron, 119-129 - 08035 Barcelona
Teléfono: 93 489 30 00
info@ginecologiavhebron.com
Unidades > Cirugía Endoscópica ginecológica > Cirugía histeroscópica
Cirugía Endoscópica ginecológica
Cirugía histeroscópica

Introducción a la Cirugía histeroscópica

El instrumento que se utiliza para realizar la cirugía histeroscópica es el Resectoscopio. Los dos modelos más conocidos, en la actualidad, son: el resector monopolar y el resector bipolar. Ambos utilizan electricidad tanto para resecar tejido como para realizar destrucción térmica. El Resectoscopio es un delgado tubo provisto de una cámara de TV y un asa que nos permite, bajo visión directa, cortar y extraer tejido del interior del útero.

 

Indicaciones

Con el resector se puede realizar extracción de grandes pólipos endometriales, miomas submucosos y resección de la pared endometrial (pared que recubre el interior del útero ). La ecografía transvaginal nos orienta sobre la patología existente pero es la histeroscopia diagnóstica la que nos va indicar la resectoscopia. Tanto pólipos endometriales como miomas submucosos son por lo general lesiones benignas. El riesgo de malignización de los pólipos endometriales es de 1% y de los miomas de un 0.5%. Ambos pueden ser causa de infertilidad. Para poder extraer con éxito los miomas submucosos estos deben localizarse íntegramente en el interior de la cavidad uterina ( tipo 0 )o mas del 50 % de los mismos (tipo I)

 

Síntomas

Los síntomas más frecuentes que presentan las pacientes con miomas submucosos son menstruaciones abundantes con presencia de coágulos. También suelen acompañarse de dolor pélvico. Según el tiempo de evolución no es infrecuente que presenten anemia.
Los pólipos endometriales se acompañan en muchas ocasiones de sangrados.

 

Contraindicaciones

Esta contraindicada la histeroscopia en casos de:

- Infección pélvica reciente
- Gestación
- Sangrado activo

 

Preparación

La paciente se coloca en posición ginecológica forzada y se practica la asepsia de vulva, periné y vagina.
En pacientes con miomas submucosos mayores de 30 mm. se indican análogos de la GnRh
previos a la intervención. Se suelen administrar 3 dosis i.m. ( una cada 28 días ). Esta medicación produce una supresión temporal de la función ovárica y por tanto de la producción de hormonas femeninas. La consecuencia es el cese de las menstruaciones, una reducción de la vascularización de los miomas y por tanto un menor sangrado durante la intervención, lo cual repercute en un menor tiempo operatorio. Durante el tratamiento con análogos y al desaparecer temporalmente las menstruaciones las pacientes se recuperan de la posible anemia.

 

Intervención

Se realiza dilatación del cérvix uterino hasta el número 9.5 de tallos de Hegar. Se introduce el resector ( 9 mm. de diámetro externo )y una vez estudiada la cavidad uterina se inicia la fragmentación del pólipo endometrial o mioma submucoso. La intervención siempre se realiza con cortes del fondo uterino hacia el cérvix. La técnica consiste en resecar tanto pólipos como miomas y seguidamente extraer los fragmentos del interior de la cavidad uterina. Estas intervenciones se realizan en quirófano, previo estudio preoperatorio correspondiente, con anestesia locorregional ( intradural ) aunque también se pueden realizar con anestesia general.

La intervención dura menos de una hora. La estancia postoperatoria suele ser de unas horas excepto cuando la paciente presenta patología asociada importante.

 

El Morcelador histeroscópico

Es un endoscopio que nos permite seccionar y aspirar tejido del interior del útero al mismo tiempo. Este instrumento tiene un diámetro de 9 mm. y cuenta con un canal de trabajo central por el cual se introducen terminales independientes para extraer pólipos endometriales o miomas submucosos. Utiliza suero fisiológico como medio para distender la cavidad uterina.

Es especialmente útil en casos de grandes pólipos endometriales.